Noticias

Más de 6 millones de razones, un llamado a la acción

27 Julio 2021

En le marco del Día Mundial de la Población, realizamos junto a socias y aliadas el foro Más de 6 millones de razones para invertir en juventud.  En esta actividad, junto a jóvenes que integran el Grupo de Acompañamiento Juvenil de UNFPA, realizamos un llamado a la acción.  Súmate también para hacer realidad las oportunidades y los derechos de las personas jóvenes sin dejar a nadie atrás.

Participaron en esta actividad presencialmente el director de Conjuve, José Grijalva; el director del Plan Guatemala, John Lundine y Pablo Salazar, Representante de UNFPA, mientras que virtualmente se unieron Jonathan Menkos, director de ICEFI y Carolina Salazar, directora de servicios de desarrollo empresarial del Viceministerio de la Microempresa, en representación del ministro de Economía.  También conectadas virtualmente, Elida López, María José Carranza y Sharon Bobadilla,  jóvenes líderes integrantes del Grupo de Acompañamiento Juvenil de UNFPA.

Un llamado a la acción 

Las personas adolescentes y jóvenes de hoy constituyen la población de jóvenes más grande de la historia:  son 165 millones en América Latina y el Caribe. 

 

En Guatemala, las proyecciones para el año 2021 con base en el Censo de Población y Vivienda 2018, nos indican que son 6.04 millones los adolescentes y jóvenes en los rangos de edad de 13 a 30 años, que representan 3 de cada 10 personas que habitamos este país y son personas que tienen una enorme influencia en la definición de nuestro presente y futuro compartido, en los contextos de desarrollo, humanitario y de consolidación de la paz.

 

Caracterizando a las juventudes diversas en esta declaración que nos reúne, podemos mencionar que de este grupo, 2,557,447 se identifican como mayas; 3,345,254 ladinos; Xinkas 108,272; 7,924 garífunas; 11,281 afrodescendientes y extranjeros 11,659.  Entre ellas y ellos existen personas que tienen dificultades para las acciones cotidianas, 181,967 para ver, que es el porcentaje mayor en términos de discapacidad.

 

No todas las juventudes son iguales y tienen las mismas oportunidades: las personas jóvenes que se autoidentificaron ladinas en el censo 2018 tienen un promedio de 8.5 años de educación, mientras quienes se identificaron mayas solo 6.4 años en promedio.   Estos jóvenes milenials y centenials, que se enfrentan a un mundo interconectado, 7 de cada 10 acceden a un celular; 3 de cada 10 a una computadora y 4 de cada 10 a conexión de internet, aunque igual con grandes variaciones entre las zonas rurales y urbanas y también por su autoidentificación étnica.

 

Además, hay grandes brechas entre hombres y mujeres. Por ejemplo, 7 de cada 10 hombres y 3 de cada 10 mujeres son parte de la Población Económicamente Activa. Sin embargo, no todos acceden a un empleo digno, ya que, de los jóvenes asalariados, por lo menos 3 de cada 4 trabajan sin contrato, no reciben el pago de prestaciones laborales y tampoco cuentan con seguro social.  Uno de los hechos que aleja a las adolescentes y las jóvenes del empleo es la maternidad temprana.

 

Nuestro llamado a la acción para la inversión en adolescencia y juventud reconoce el cambio en la estructura de edades de la sociedad guatemalteca y la necesidad apremiante de tomar en consideración estos cambios en la planeación del desarrollo y en las decisiones de inversión del sector privado.

 

Celebramos la diversidad de la juventud, reconocemos la heterogeneidad de sus procedencias y aspiraciones y estamos comprometidos en ayudar a poner fin a las desigualdades que enfrentan. Nuestra visión es que cada persona joven esté empoderada para tomar decisiones informadas y para construir su desarrollo pleno, así como contribuir al desarrollo de su comunidad y del país, disfrutando plenamente de sus derechos.

Esta Declaración constituye una herramienta para las alianzas y la movilización de las acciones  de diversos sectores de la sociedad, entre ellos el sector privado, el sector público, los poderes del Estado, la academia, la sociedad civil, las juventudes organizadas, los medios de comunicación, el Sistema de las Naciones Unidas y los miembros de la comunidad internacional en el país, y todos los actores sociales que comparten la prioridad de las juventudes frente a los retos que enfrenta Guatemala.

Nos identificamos con el concepto de “valor compartido” como una nueva manera de medir el éxito de las empresas, generando retornos económicos y mejorando la competitividad, al mismo tiempo que se obtienen avances en materia de bienestar económico y social.

 

Valoramos y construimos un entendimiento común sobre diversas problemáticas y el rol de las instituciones. Compartimos nuestras perspectivas de manera libre para construir el diálogo, además de facilitar las bases de una democracia saludable, e ilustramos las interconexiones que definen el mundo de hoy y nos comprometemos a contribuir para:

  • Evitar la exclusión social y territorial de las juventudes. 
  • Facilitar la transición de las personas jóvenes al empleo a través de programas formales de tutorías y pasantías.
  • Trabajar de manera conjunta con las autoridades educativas para formar la fuerza laboral del futuro.
  • Promover la participación laboral de las mujeres jóvenes en todos los ámbitos, así como en áreas de la ciencia y la tecnología.
  • Visibilizar a adolescentes y jóvenes en los procesos de toma de decisiones, además de valorar sus contribuciones fundamentales a la sociedad.
  • Aumentar la cobertura, calidad y pertinencia de la educación secundaria para adolescentes y jóvenes, en especial de las adolescentes y mujeres jóvenes ya que su avance educativo previene las muertes maternas y neonatales, promueve el avance de las familias y las comunidades.
  • Buscar nuevas maneras de encauzar el dinamismo de las personas jóvenes facilitando su acceso a niveles de educación más altos, créditos, apoyos para encontrar empleo decente y emprender negocios, entre otras prioridades.

Esta iniciativa está alineada con el acuerdo global que representa la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, al igual que con la Estrategia de las Naciones Unidas: Juventud 2030, que tiene como objetivo aumentar las acciones a nivel global, regional y nacional para satisfacer las necesidades de adolescentes y jóvenes, contribuir al ejercicio de sus derechos y aprovechar su potencial como agentes de cambio. Es un llamado a la acción para liberar el potencial de las personas adolescentes y jóvenes, tenemos más de 6 millones de razones para lograrlo.

Para ver el video de la actividad, sigue este enlace: https://www.facebook.com/UNFPA.Guatemala/videos/2789308704713896